Atmósferas Sonoras (Frecuencias)

Arte Sonoro: Kevin Marcial, Víctor Manuel Olivares, Celeste Angulo.Proyecto Arte Sonoro

¿Cómo afecta el sonido y/o ruido al ser humano?

Introducción:

1. Fisiológicamente: el sonido afecta las secreciones de hormonas todo el tiempo, también la respiración, el latido del corazón y las ondas cerebrales. (1, 5, 6, 9)

2. Psicológicamente: la música es la fuente sonora que más afecta nuestras emociones. Sin embargo, también existen varios sonidos naturales que influyen sobremanera, como puede ser el cantar de las aves. (1, 5, 6, 9)

3. Cognitivamente: es un hecho que no se puede prestar atención a dos conversaciones a la vez, por lo que debemos elegir a cual escuchar. (1, 4)

4. En el comportamiento. El comportamiento más primitivo es el de alejarse de los sonidos. (1)

Los registros del comienzo y del fin de lo que oímos son procesados por distintos canales neuronales.  Hasta ahora, se pensaba que la percepción del inicio y del final de los sonidos se procesaba en el mismo canal neuronal. Ahora, un nuevo estudio ha demostrado que el cerebro emplea dos canales de conexiones neuronales distintos e independientes entre sí para procesar el inicio o el final de los sonidos. (4)

Un equipo de investigadores de la Universidad de Oregón, en Estados Unidos, ha conseguido definir un canal de sinapsis o conexiones neuronales vinculado a la audición e independiente dentro de la corteza auditiva del cerebro. Este canal, afirman los científicos, se ocuparía específicamente de detener el procesamiento del sonido por parte del cerebro en el momento adecuado y, por tanto, resultaría clave para la escucha y para la comprensión de lo que escuchamos. Hasta ahora, se creía que el registro de la aparición de un sonido y el registro de su subsecuente desaparición por parte del cerebro eran ambos llevados a cabo por el mismo canal, por lo que este nuevo descubrimiento contradice una suposición anterior, que ha sido mantenida durante mucho tiempo. (4)

Por el contrario, el presente hallazgo respaldaría una hipótesis emergente que señalaba que un conjunto separado de sinapsis podría ser el responsable del procesamiento del fin de las señales sonoras, informa la Universidad de Oregón en un comunicado. Según explican los científicos en un artículo aparecido en la revista especializada Neuron, las neuronas de la corteza visual, somatosensorial y auditiva pueden responder todas tanto a la finalización como al inicio de los estímulos sensoriales. En lo que respecta a la corteza auditiva, hasta ahora se había pensado que las respuestas a dicha finalización de las señales sonoras surgirían a partir de un rebote post-inhibitorio, pero esta hipótesis nunca había sido comprobada directamente. (4)

Michael Wehr, profesor de psicología, miembro del Instituto de Neurociencias de dicha universidad y uno de los autores de la presente investigación, señala que, gracias las comprobaciones realizadas en esta nueva investigación, se ha constatado la existencia de un canal completo e independiente que va desde la aurícula al cerebro, y que está especializado en el procesamiento de los desequilibrios sonoros. Éste y otro canal alcanzarían finalmente juntos una región del cerebro llamada corteza auditiva y que está situada en el llamado lóbulo temporal del cerebro, un área que contiene las neuronas que captan las características sonoras. El lóbulo temporal también contiene neuronas relacionadas con la comprensión del lenguaje, con la memoria y con el aprendizaje. (4)

Zatorre y los demás, detectaron mediante técnicas de neuroimagen que cuando está a punto de llegar el momento cumbre de una melodía segregamos cerca de un 6% más de dopamina, el neurotransmisor de la recompensa cerebral (la cocaína logra hasta un 12%). Y lo mejor de todo es que Bach, sin ser neurólogo, ya lo sabía. “Lo que realmente produce un placer duradero y las que retiene mejor el cerebro son melodías y estructuras más complejas, con más capas”. (2)

Varias investigaciones han descubierto que existen circuitos neuronales especialmente dispuestos para descifrar el ritmo y la melodía. (2)

Quienes tienen mejor sentido musical presentan un mayor grosor en las zonas de la corteza cerebral encargadas del oído, pero ahora el reto de los investigadores es saber qué porción de ese grosor se adquiere gracias al ambiente (un entorno en el que se escucha o se estudia música) y qué parte la aportan los genes. Aunque a los neurocientíficos más bien les suena que tiene más que ver la experiencia. (2)

El ruido actúa negativamente sobre otras partes del organismo, donde se ha comprobado que bastan 50 a 60 dB para que existan enfermedades asociadas al estímulo sonoro. En presencia de ruido, el organismo adopta una postura defensiva y hace uso de sus mecanismos de protección. Entre los 95 y 105 dB se producen las siguientes afecciones: afecciones en el riego cerebral; alteraciones en la coordinación del sistema nervioso central; alteraciones en el proceso digestivo, cólicos y trastornos intestinales; aumento de la tensión muscular; cambios en la tensión arterial; arritmia cardiaca; cambios de pulso en el electroencefalograma. (5, 6, 9)

El ruido afecta inmediatamente al interrumpir o no poder conciliar el sueño. Para descansar apropiadamente, el nivel de presión sonora equivalente (o nivel promedio durante las horas de sueño) no debe exceder los 30 decibles para el ruido de fondo (o ruido en el ambiente) y se debe evitar un ruido por encima de los 45 decibles. (5, 6, 9)

¡Doser

Es un software que mediante la reproducción de “Doses”, (en español dosis), pretende recrear las sensaciones que generan algunas o todas las drogas en nuestro cerebro. Esto lo consigue mediante la reproducción de ultrasonidos e infrasonidos, que son receptivos por el subconsciente de nuestro cerebro y adapta nuestras ondas cerebrales a la frecuencia del ultrasonido que se esté reproduciendo. Actualmente existe una amplia variedad de “Doses” a elegir, entre los que podemos encontrar marihuana, cocaína, heroína, peyote, éxtasis, morfina, LSD, sexo masoquista, o incluso café, etc. (7, 8)

Objetivos:

a)    Exponer a un grupo de cinco personas a los infra o ultrasonidos de ¡doser para registrar las afecciones y/o alteraciones que aquéllas pudiesen presentar.

b)    Realizar el registro mediante monitoreo de frecuencia cardiaca, frecuencia respiratoria tensión arterial, pulso, entre otros signos vitales.

c)    Efectuar una entrevista a cada individuo, para escuchar su experiencia.

d)    Documentar el estudio mediante videos y/o fotografías.

e)    Realizar las estadísticas de lo obtenido.

f)      Emitir las conclusiones del estudio.

g)    Comparar el estudio con lo ya documentado.

h)    Publicar los resultados para fines didácticos y/o estadísticos.

i)      En un futuro quizás poder tomar un registro de la cantidad de dopamina que segregara cada persona al exponerse a los ya mencionados suprasonidos e infrasonidos.

Referencias:

1.- http://www.yalosabes.com/como-nos-afecta-el-sonido.html

2.- http://www.quo.es/ciencia/psicologia/la_musica_y_el_cerebro

3.- http://www.solociencia.com/medicina/06060924.htm

4.- http://www.tendencias21.net/Descubren-como-el-cerebro-escucha-el-sonido-del-silencio_a4104.html

5.- http://nica42.tripod.com/efectrui.htm

6.-http://carmenvidal.wordpress.com/2008/01/04/efectos-del-ruido-en-el-ser-humano/

7.- http://www.3djuegos.com/foros/tema/3601942/0/i-doser-la-droga-auditiva-explicacion-y-experiencias/

8.- http://www.nopuedocreer.com/quelohayaninventado/2030/i-doser-drogas-por-tus-canales-auditivos/

9.- Osman. Ruido y Salud. España, 2011.

Arte Sonoro: Kevin Marcial, Víctor Manuel Olivares, Celeste Angulo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s